Los robos en segundas residencias son un motivo de preocupación para muchas familias. Son viviendas que están vacías durante buena parte del año. Además, son casas más expuestas, pues suelen estar aisladas, no tienen muchas viviendas cercanas ni vecinos. Todo esto hace que sea importante tener unos sistemas de seguridad adecuados.

Por ello es fundamental para este tipo de viviendas la evaluación sus actuales medidas de seguridad y en función de ellas, diseñar un sistema de seguridad que combine de forma consiente las medidas de seguridad física y electrónica que le reporten en conjunto un sistema de seguridad a la medida real de sus necesidades.

Es fácil caer en autodiagnósticos y recomendaciones generales y es fundamental analizar la vivienda en su conjunto y planificar medidas contundentes con propósito.